Naturaleza de Guatemala

Guatemala es un país afortunado al tener una variedad de climas, alturas, estar en medio de dos océanos, esto permite tener una gran cantidad de paisajes y una naturaleza diversa. 33 volcanes y 19 distintos y diferentes ecosistemas en un área de únicamente 41,700 millas cuadradas. Descender de un bosque cubierto por la densa niebla a un seco y cálido desierto en tan solo unos minutos, dejar el área urbana y arribar a una selva tropical en menos de una hora. En Guatemala el paisaje cambia de un instante a otro, desafiando la imaginación en todo el camino: playas, reservas naturales, volcanes, lagos, ríos y el siempre presente verde de sus montañas convertirán su visita a Guatemala en una experiencia extraordinaria y llena de aventura.

Semuc Champey

Localizado en el municipio de Lanquin, sobre el río Cahabón, en Alta Verapáz. Semuc Champey está constituido por un puente natural de piedra de aproximadamente 500 mts de largo, en cuyo interior el río Cahabón circula subterráneamente, en lo que se conoce como “siguán”. En la parte superior se forman 7 posas escalonadas de 1 a 3 mts de profundidad, que son alimentadas por manantiales de la montaña. Para llegar a Semuc Champey el acceso se hace por un camino de terracería que es transitable todo el año, en vehículo de doble transmisión o a pie.

Grutas de Lanquín

A 1 km de la cabecera municipal de Lanquín, en la ruta que conduce hacia Cobán. Es un enorme y bello complejo con salones, cúpulas y formaciones calcáreas caprichosas que le imprimen una belleza extraordinaria; no se conoce donde finaliza la gruta. Las Grutas no sólo es un destino turístico, sino un sitio sagrado para los pueblos Mayas.

Cuevas de Candelaria

Además de su importancia espeleológica, el sistema de Candelaria fue un sitio de peregrinación de gran importancia para la civilización Maya y es hoy en día, refugio de una gran diversidad de flora y fauna. Para el amante de la arqueología, hay reportados más de 20 sitios arqueológicos alrededor del sistema y muchísima cerámica.

Lagunas de Sepalau

Localizadas a sólo 8 km del pueblo de Chisec, cuatro impresionantes lagunas kársticas de aguas cristalinas color turquesa, rodeadas por un misterioso paisaje de piedras y bosque. Son accesibles a todo público y allí puedes nadar, hacer recorridos en canoa, aventurarte por senderos alrededor de las lagunas o simplemente disfrutar la tranquilidad y la belleza del bosque y sus alrededores. Formadas sobre roca caliza, estas lagunas constituyen una curiosidad geológica y sus características de color y profundidad varían a lo largo del año.

Biotopo del Quetzal, Baja Verapáz

Consta de más de tres mil hectáreas de vegetación tropical húmeda, que proporciona el hábitat al ave nacional de Guatemala, el Quetzal.

Salto de Chilascó

Representa actualmente, la caída de agua natural más alta de Centroamérica, con una altura de 130 metros, misma que  forma parte de de la Reserva de la Biósfera Sierra de las Minas, con un bosque nuboso que lo convierte en el habitat perfecto para nuestra ave símbolo El Quetzal y una gran variedad de flora y fauna.

El Boquerón, Izabal

Localizado a 11 km de Río Dulce, sobre la carretera que conduce al castillo de San Felipe, se encuentra este peculiar destino.  Entre sus atracciones está el balneario del mismo nombre, el cual es un sitio ideal para los amantes de la fotografía y la naturaleza. Un paseo en canoa permite experimentar la sensación de ser tragado por la montaña.

Finca El Paraíso

Este lugar con sus aguas termales son un atractivo único, porque a pesar de los casi siete metros de altura, es posible bañarse en sus cálidas aguas y elegir la temperatura ideal acercándose o alejándose de esta belleza.

Río Las Escobas

Este destino comprende el balneario del mismo nombre y la reserva de Cerro San Gil. Aquí el visitante puede tomar un recorrido a pie por el cerro hasta su cumbre, en un trayecto de dos a tres horas, en medio del bosque tropical muy húmedo y apreciar especies propias de la zona, como monos araña, micoleones y, con paciencia y conocimiento, margays y ocelotes. Es refugio de más de 450 especies de aves, siendo este uno de los principales atractivos en época de verano para los amantes del aventurismo.

Biotopo Chocón Machacas

Se encuentra en la orilla norte del golfete, entre la desembocadura del río Dulce y el lago de Izabal. Su principal atractivo consiste en el viaje, durante el cual es posible apreciar manatíes, quienes a pesar de su timidez son visibles desde una lancha en reposo y además puede escucharse el sonido característico que emiten cuando emergen a tomar aire. En el biotopo se aprecian plantas acuáticas como nenúfares y el famoso palo de San Juan, especie propia de la región.  El recorrido es gratuito y aunque en la actualidad es empleado por estudiantes, los 20 minutos de caminata son un excelente ejercicio y una gran oportunidad para apreciar las diferencias del particular tipo de bosque en el que se encuentra.